Historias que harán que el café se te quede frío.
Historias que harán que el café se te quede frío.

Quiénes Somos

Milenio es un portal de contenidos especializado en historias. En buenas historias.

De hecho, nuestro lema es "Historias que harán que el café se te quede frío".

Más que una frase redonda, una declaración de objetivos, pues para lograr textos de interés suficiente para atrapar al lector, se precisa mucho oficio, algo de inteligencia y, sobre todo, bastante dedicación.

Partimos de la idea de que no hay buenas o malas historias, sino gente que sabe contarlas peor o mejor. Y entre los que mejor saben, tal como prueba la nómina de colaboradores de Milenio, los hay diplomáticos de carrera, creativos publicitarios, abogados de despacho, asesores ministeriales, profesores de instituto e incluso expatriados en la frontera de Corea del Norte con Corea del Sur. También hay algún periodista.

Hablabamos antes de declaración de objetivos, no de declaración de intenciones. Lo que no significa que Milenio no tenga línea editorial. Por supuesto que la tiene, como todos los medios. Solo que en lugar de hacerla explícita, Milenio la va construyendo semana a semana, historia a historia.

Desde finales de septiembre de 2017 llevamos publicadas cerca de 60 piezas, entre reportajes, perfiles y entrevistas, con un resultado final de una enorme variedad.

Así, hemos contado historias de la Historia, con H mayúscula: sobre la Roma del Poniente, sobre Isabel la Católica, sobre la Cruz de San Andrés, o sobre Ernesto Che Guevara.

Hemos contado también historias de la actualidad, con a minúscula, pero que han supuesto para nosotros pequeños grandes scoops. Así, cuando todo el mundo se preguntaba quién era el loco del balcón aquel de Barcelona que cada noche enervaba a sus vecinos independentistas poniendo Manolo Escobar a todo volumen, nosotros salimos con la historia de Jaume Vives.

Hemos dado respuesta a enormes minucias que han tenido en vilo durante años a miembros de toda una generación, la de los que fuimos a la EGB, enormes minucias como si Los Nikis eran fachas o no.

Hemos entrevistado a gente con mucho que contar, entre ellos, pintores de batallas, directores del Cervantes, cronistas de nuestro tiempo, desmontadoras de leyendas negras, gestores de fondos, monjas de clausura, chicos en silla de ruedas, legionarios en Irak, un politólogo que no dijo ninguna tontería, y un filósofo o dos.

Hemos aterrizado el elevado pensamiento de tipos tan aprovechables en todo tiempo y lugar como Russell Kirk, Roger Scruton o Nassim Taleb.

Todo lo anterior dentro de unos límites, los que marcan la medida de nuestras posibilidades, y con unos mínimos denominadores: el gusto por el buen gusto, la preocupación por un tiempo y un país, la curiosidad por lo que pasa en el ancho mundo allá afuera, la reverencia con la que miramos a los que nos precedieron y la detección del talento emergente.